jueves

SdlLl: Antón García

Antón García (Tuña, Tinéu, 1960) ye l'autor de la que munchos consideren una de les meyores noveles escrita en llingua asturiana, Díes de muncho, y d'una obra poética bien importante qu'él mesmu compendió nel volume La mirada aliella. A eses dos facetes, que yá lu asitien por sí mesmes nuna posición de privilexu dientro del ámbitu de la cultura asturiana, hai que sumar la so faceta d'editor (foi fundador y responsable d'Ediciones Trabe hasta hai unos pocos años) y les responsabilidaes qu'alquirió nel tiempu qu'asumió'l cargu de director de la Oficina de Política Llingüística. La de so ye la última incorporación a la celebración qu'El Cuaderno quier facer de la Selmana de les Lletres.

Al marxe de les responsabilidaes polítiques y del marcu llegal que recueyen l'articuláu y les disposiciones de la Llei d'Usu y Promoción del Asturianu, discutible y conflictivu a lo llargo d'estos años, quiciás diba ser bono facer un autoanálisis dende dientro, una autoevaluación de los aciertos y los erros que se fixeron dende les instituciones que más se destacaron na defensa y promoción del asturianu. Nesti sen, ¿cómo valora usté, nun índiz que sía lo más equilibráu posible d'aciertos y fallos, la trayectoria de l'Academia de la Llingua y de la Oficina de Política Llingüística?

En xeneral diría que son más los aciertos que los fallos en dambos organismos. La experiencia diznos qu’importa muncho quien ye la persona que ta al frente de cadún d’ellos. L’Academia fexo los deberes normativizadores na dirección que-y pidía la mayor parte del asturianismu activu, un procesu qu’acepto dende hai décades, anque sé que podía ser d’otra manera. A l’Academia costó-y convivir col colectivu de los escritores y aneció muncho enantes de dar el brazu a torcer en cuestiones que pueden parecer anecdótiques agora (grupos cultos, modelos léxicos...), pero que nun lo yeren hai venti años. Sicasí, creo que’l mayor error de la institución foi nun invocolucrase más pa cola sociedá falante y simpatizante, dedicándose a la militancia. Esi divorciu ente Academia y falantes patrimoniales yá sé que nun tien razón de ser, pero existe y resulta peligrosísimu pa la salú del idioma. Tocante a l’actual Dirección Xeneral de Política Llingüística, ye absolutamente necesaria. El crecimientu de cualesquier tipu de política de desarrollu de la llingua va pasar per ende, y ye suicida nun velo asina. Nestos años hubo de too, aciertos, desaciertos, bases mui bien puestes... El problema nun suel ser la DXPLL, sinón les polítiques que los partíos tán dispuestos a aplicar. Nun parez que nos déamos cuenta, pero nel tema del asturianu TOLOS partíos políticos con representación parlamentaria (menos el PAS nel so momentu) tienen consensuada la política qu’hai que facer (la que se fai), y por eso nun s’oi una voz discrepante.

¿Qué reflexón-y merez la convivencia d'estes dos instituciones a lo llargo de los años?  

Difícil, anque nesti momentu la convivencia parez topar puntos d’alcuentru. L’Academia empezó siendo mui belixerante pa cola recién nacida Oficina, nun sé si porque la vía como una inxerencia innecesaria o porque quería desarrollar ella mesma les polítiques del PSOE. Claro que yera otru tiempu. Alcuérdome d’una entrevista na prensa del Presidente de l’Academia, a finales de los ochenta, desixendo al Gobiernu que pautara con ella’l nomamientu del Conseyeru (o Conseyera, supongo) de Cultura. Si caduna asume’l so papel, creo que les dos (y la Universidá, nun lo olvidemos, importantísma nel desarrollu de cualquier política llingüística con posibilidaes de tener futuru) tienen sitiu de sobra pa trabayar.

Anque la llingua asturiana tuvo presente al final del sieglu pasáu como oxetu de debate dinamizador na cultura asturiana, parez qu'esi debate foi desfaciéndose nos últimos años. Parez que la conciencia de grupu, de colectivu, desfíxose en trayectories individuales, y que nun se recoyó'l testigu d'aquelles otres apuestes colectives. ¿Ye una señal de los tiempos o la cuestión merez un análisis más tranquilu? ¿Qué análisis fai de la situación sociollingüística actual d'Asturies?

Yo creo que nunca hubo, quitando mui mui a lo primero, conciencia de grupu. L’emburrión inicial cristalizó na Academia de la Llingua Asturiana, cola que los más mozos raramente se sintieron identificaos, anque la apoyaran como institución. L’asturianismu caracterízase por un marcáu individualismu, igual no político que no cultural. Cuesta asociase, cuesta ponese d’alcuerdu pa construir xuntos, ye más fàcil reaccionar contra los ataques de fuera que facer dende dientro. Pienso que’l futuru va tener que caminar en grupu, igual con menor pureza ideolóxica y con más presencia d’una sociedá que simpatiza con esto, pero que nesti momentu malapenes participa del procesu. Sería interesante contar con ella, anque hubiera que correxir el camín. Per otru llau, ye verdá que perdemos falantes patrimoniales, dalgo terrible. A cambiu ganamos más conciencia llingüística. Too tien los sos peligros, y pue terminar esto ensin falantes y con tol mundu convencíu de que l’asturianu ye la llingua tradicional del país. Habrá que buscar un equilibriu. 

¿Piensa que los intentos pa da-y más solidez a l'asturianu -dellos como frutu d'apuestes fortes y continuaos, como nel casu de la traducción de clásicos a esa llingua- tuvieron el resultáu que yera d'esperar? ¿Onde cree que tan les razones del so éxitu o del so fracasu? 

Pa facer una llingua de cultura moderna y con futuru ye imprescindible disponer del pensamientu universal nella. Eso faise traduciendo, pero tamién lleendo eses traducciones. Pa min foi una sorpresa comprobar el poco bauríu que llograben les traducciones que se proponíen de narrativa. D’ensayu nun sé si hubo munches. Sicasí, les de poesía suelen funcionar meyor. Eso quier dicir que’l públicu llector de poesía ta normalizáu nesta llingua (por eso la poesía gocia de tan bona salú), mientres que’l de la narrativa o ensayu non. Y eso quier dicir que nun hai una clas social que se mande principalmente del asturianu como llingua de cultura, lo que ye bien evidente a estes altures. Siguimos supeditaos a la cultura n’español, esactamente igual que cuando escribía Pachín de Melás.

¿La lliteratura en llingua asturiana sigue agora una política editorial acertada? ¿Cómo cree que diba poder ameyorase?

En xeneral sí, parezme acertada, más allá de gustos estéticos o d’asuntos puntuales. Los editores tán faciendo un gran esfuerzu en plenu procesu de recesión del llibru, y ye mui d’agradecer que permitan que siga navegando un buque insignia de la normalización de la llingua. Yo yá toi fuera del día a día editorial. Pero noto una cierta fatiga ente los escritores, un síntoma de que dalgo nun va bien, cuando ye un colectivu, el de los qu’escriben n’asturianu, que nun suel facer importantes reclamaciones económiques. Quiciabes seya que nun se-y ta emprestando l’atención social que riquen. Seguro que los que tán nesi llabor editorial tienen claro cómo se pue meyorar el procesu. Deberíen reunise, facer una puesta en común, y dirixise a los poderes públicos con ella. Pa eso ta l’Alministración. Esti modelu de política editorial lleva venticinco años funcionando, igual ye’l momentu de da-y una vuelta si se ve necesario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario